Educación, Tecnologías y algunas preguntas comunes y no tan comunes

Esta introducción parte luego de haber escuchado a Daniel Filmus mencionar una frase, en una entrevista difundida por televisión en un canal de noticias y que inevitablemente me remitió a algunas ideas que venía leyendo: “Los docentes siempre somos positivos, porque creemos en el futuro y queremos que los pibes sean felices y sepan defenderse en la vida”. 

Me surgieron algunas preguntas básicas al instante y algunas no tan básicas. Por un lado me pregunté, ¿Siempre somos positivos? ¿qué significa, en este caso, ser positivos?, ¿qué acciones puedo considerar positivas?. Por el otro lado , me sorprendió la idea de “futuro” y de que “sepan defenderse en la vida”. Inevitablemente “la vida” tiene su relación con el ámbito social y el futuro de la sociedad en la cual los ahora niños serán hombres del mañana. No es mi intención hablar de utopías futuristas, simplemente pensar ésto desde algunas ideas que me parecieron interesantes.

Aparecieron algunas relaciones con el texto de Diego Levis sobre la Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información de 2004, en cuanto a las “promesas” u objetivos planteados desde la CMSI para la Sociedad de la Información, que es o será la sociedad del “futuro”. Esta es la devenida sociedad donde la información es bien común de todos (¿Es cierto ésto?) y las Tecnologías son casi indispensables para el desarrollo económico y social. Desarrollo fundado, según se plantea, en la justicia social, en la educación primaria universal, en la erradicación de la pobreza y el hambre… Puede ocurrir que nuestros supuestos vinculen el “futuro” y “defenderse en la vida” con manejar y tener acceso a todas las tecnologías (informáticas) posibles. Pero esta visión determinista que indica que las tecnologías son las hacedoras del “próspero y vertiginoso futuro” debe ponernos alertas en el sentido de comprender la relación biunívoca entre sociedad y tecnología. Como consideran Bijker y Pinch, abrir la caja negra y entender que el desarrollo tecnológico debiene de procesos sociales. Por esto es que pensar en las “promesas” de la Sociedad de la información también debería considerar los cambios sociales pertinentes para que los objetivos planteados resulten viables.

Bruno Latour entiende que concebir de una manera polar a la humanidad y a la tecnología es desear una humanidad lejana, ya que somos seres sociotécnicos y nuestros vínculos no se limítan solamente a vínculos sociales. En éste mometo me pregunto: ¿Es posible pensar en una sociedad de la información sin tener en cuenta modificaciones en el ámbito educativo? . Este interrogante resulta a partir de contraponer la visión de “futuro” con esta realidad donde se muestra a las escuelas enseñando y educando a los alumnos del mismo modo en que se realizaba en el siglo pasado. Seguramente la tecnología por si sola no será la que “modernice” la educación si no existen cambios a nivel social y educativo. La imágen que seleccioné tiene vinculación con ésta idea. ¿La tecnología será por sí sola la que reposicione a la escuela como principal fuente de información para las nuevas generaciones?, ¿Cuál es el papel de la escuela en este nuevo modo de desarrollo informacional (Castells, 1999)?

No quisiera dejar pasar la siguiente cita extraida del texto de Diego Levis: “Uno de los principales obstáculos que encuentra la construcción de una sociedad de la información que responda a las expectativas de tranformación social, cultural y económica que despiertan las TIC es la propensión que existe a centrarse casi exclusivamente en la búsqueda de respuestas estrictamente técnicas para problemas que no lo son”.

Lo hasta aquí desarrollado permitió vislumbrar la categoría teórica de determinismo tecnológico. Mediante ésta mirada la tecnología resulta gestora de sus propias leyes de desarrollo y determinación y al mismo tiempo se entiende a todo progreso social como producto de la intervención de la tecnlogía dentro de la sociedad. Es decir que es explícita la independencia entre sociedad y tecnología, la relación entre ambas es unidireccional. Analogamente se analiza la vinculación entre educación y tecnología, no obstante en este caso la situación resulta más compleja pues muchos autores que critican esta postura entienden que considerar a la tecnología como “bola mágica” que resolverá todos los desafíos de la educación no es una vía factible para enfrentarlos. Si bien para Bimber existen tres interpretaciones del determinismo tecnológico donde en algunas de éstas no resultan tan radicalmente considerados los hechos de la unidireccionalidad y el reduccionismo de la tecnología, existe otra postura frente a esta discusión que planteamos denominada constructivismo social de la tecnología. Para éste último enfoque de análisis existen tres corrientes que tienen como referentes a los siguientes autores:

– Bijker y Pinch reconocen que “… vista desde el punto de vista del constructivismo social de la tecnología, el diseño y la evolución de los aparatos y del conocimiento tecnológico, no sigue una trayectoria “natural”, sino que depende fuertemente de los contextos en los cuales se desarrolla, depende de mucho más personas que un simple inventor, depende de grupos sociales enteros en interacción continúa sobre largos períodos de tiempo”. (Ronderos y Valderrama, 2003)

– Por su parte Huges encuentra cuestiones positivas tanto en el determinismo tecnológico como en lo planteado por los autores anteriores, no obstante su aporte intenta reflejar que “se requiere de nuevas herramientas que den cuenta de las grandes redes, de las vías, de las tecnologías extendidas en el mundo y no sólo en las etapas de crecimiento, sino en la estabilidad e incluso en aquellas en las que las tecnologías declinan” (Ronderos y Valderrama, 2003)

– Desde la perspectiva Actor-Red, Michel Callon intenta conciliar las propuestas de Huges referidas a los sistemas tecnológicos con diferentes aportes sociológicos. En cuanto a éstos, retoma propuestas de Touraine y Bourdieu. Callon entiende que es posible encontrar un acercamiento hacia el funcionamiento de las sociedades a partir del análisis de sus proyectos de innovación tecnológica.

No quisiera cerrar esta participación sin hacer referencia a uno de mis textos favoritos, me estoy refieriendo a “¿Tienen política los artefactos?” de Landon Winner. Rescato la máxima del determinismo social de la tecnología que expone el autor en su texto: “…lo que importa no es la tecnología misma, sino el sistema social o económico en que se encarna” (Winner, 1985). Se distiguen dos propiedades políticas, una que considera a la tecnología como un medio para ejercer el poder y otra que considera a las tecnologías que resultan inherentemente políticas. En el primer caso, “El cambio tecnológico conlleva una amplísima muestra de motivos humanos de los cuales el deseo de obtener dominio sobre los demás no es el menos frecuente, incluso aunque ello implique un sacrificio ocasional respecto a los costes y cierta violencia en los modos de conseguir más a partir de menos” (Winner, 1985).

"Y un día se hizo la luz..." By @MiliLanghi

“Y un día se hizo la luz…” By @MiliLanghi

Cuando hablamos de tecnologías que son inherentemente políticas el autor distingue dos enfoques uno de los cuales considera que un sistema teconológico particular requiere la creación de ciertas condiciones sociales cuando se elije su aplicación; y por otro lado existen tecnologías que resultan compatibles con cierto modelo de funcionamiento social o económico.

La idea que debemos someter a exámen y evaluar es la de que ciertos tipos de tecnologías no permiten tanta flexibilidad y que elegirlos es elegir una determinada forma de vida política” (Winner, 1985).

Pensar sobre algunos puntos relacionados con la postura docente frente a la tecnología en sí misma, la concepción propia de la realidad y principalemnte convencernos de que, la tecnología no sería, desde mi posición personal, un factor mágico que hará de la educación la gran revolución de los tiempos siguientes sino que es necesario reveer algunos paradigmas fuertemente instalados que obstaculizan la visión de la educación del siglo XXI. Es imposible pensar en una educación que se limite a transferir conocimientos, dejando de la lado la formación ciudadana y crítica que le permita a los estudiantes ser actores de su propia realidad. La problemática se plantea cuando la realidad esta trenzada con la tecnología y cuando la profesión docente deja de visualizase como una actividad social compleja que requiere profesionales comprometidos politicamente, que nada tiene que ver con el partidismo, ya que cómo dice la canción “… política hacemos todos al caminar”.

 Ma. de los Milagros Langhi

@MiliLanghi

Referencias Bibliográficas

Castells, Manuel (1999). La sociedad red. Disponible en http://www.educacionenvalores.org/article.php3?id_article=637

Levis, Diego; Cumbre Mundial de la Sociedad de la Información (2004): “Modelo para armar” en Signo y Pensamiento nº 44, Bogotá.

Mastrini Guillermo y Becerra, Martín. () Globalización, mercado e industrias culturales: ¿resistencia o simulacro? En Revista Académica de la Federación Latinoamericana de Facultades de comunicación social. Disponible en http://www.dialogosfelafacs.net/75/articulos/pdf/75MastriniBecerra.pdf

Ronderos, Paula y Valderrama, Andrés (2003) “El Futuro de la Tecnología: una aproximación desde la historiografía”. En Revista .Número 5. OEI. Disponible en http://www.oei.es/revistactsi/numero5/articulo5.htm

Winner, L. “Do Artefacts Have Politics?” (1983), en: D. MacKenzie et al. (eds.), The Social Shaping of Technology, Philadelphia: Open University Press, 1985. Disponible en: http://www.oei.es/salactsi/winner.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s